Anécdotas de emergencias.pdf

Anécdotas de emergencias

Elisabeth G. Iborra

Sinopsis: Médicos, enfermeros, técnicos de ambulancias, socorristas de primeros auxilios

Anécdotas de enfermeras. Edición ampliada con Emergencias que no creerás de Elisabeth G. Iborra. Comprar eBooks en Nubico.es

5.28 MB Tamaño del archivo
9788496626942 ISBN
Anécdotas de emergencias.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.cferecibo.com.mx o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Las mejores anécdotas para tener siempre presente en nuestra vida. Relatos ejemplificadores que nos ayudan a tener otra óptica de situaciones que nos pueden llegar a ocurrir.

avatar
Mattio Mazios

3 Abr 2018 ... El 092 de emergencia es atendido por policías municipales la mayoría de las ocasiones...Aquí es donde se generan las mayores y mejores ...

avatar
Noe Schulzzo

Isabel G.Iborra, autora de "112: Anécdotas de emergencias" ha estado trabajando en la ciudad, con el 061, subiéndose con ellos en las ambulancias y en los eventos masivos más importantes de ...

avatar
Jason Statham

El Centro Guaireño de Asunción organiza y convoca a un concurso de redacción de anécdotas y ensayos cortos, bajo el lema “Huellas de la pluma en pandemia”. El certamen literario se ...

avatar
Jessica Kolhmann

Anécdotas, contadas por los propios médicos, que muestran la cruda realidad de una sala de emergencias. De por sí hoy no teníamos planeado sacarlo. Qué Dios me lo proteja y lo lleve con bien. Vaya usted con Dios y muchas gracias, respondió doña Amparo. De poco sirvió aquella advertencia. Un rato después se presentó una emergencia en casa de los Zeledón y se vieron en necesidad de sacar el “chunche”.